Menú de páginas
TwitterFacebook
Menú de categorías

Publicado por el 3 junio, 2016 en Conocimiento, Sulá Batsú

Mes para imaginar, planear y crear

Mes para imaginar, planear y crear

b1d72ed5ee3eedc16ae0e961790c382c

Por Katherine Marín. Mayo, un mes de cambios, de sentimientos encontrados, cumpleaños, cierre de ciclos, muchísimas actividades desde personales y profesionales hasta académicos, de ideas emergentes y creativas, y por supuesto, mes de escribir la columna en la Cooperativa.

Al recordar que tengo que escribir una columna, tengo una noción de las ideas que quiero utilizar y materializar esta vez; justamente, es en ese momento cuando mi mente se detiene a imaginar, planear y crear.

Primer paso, IMAGINAR. El pensar retrospectivamente me permite hacer un repaso por los acontecimientos y etapas que he atravesado últimamente. Por ejemplo, durante este proceso de imaginación me percato de que muchas de las cosas que me propongo y cambios importantes en mi vida surgen en un mes en específico: en mayo.

El mudarse de casa e ir imaginando cómo van a ser los espacios; diseñar mi espacio interior y el redescubrirse día a día son parte de esta transformación, al igual que soltar y dejar ir espacios, personas e ideas que han estado por muchos años y empezar a imaginar cómo ciertas cosas van a cambiar positivamente.

Segundo paso, PLANEAR. ¿Cómo es y qué es lo que quiero hacer? Estas son algunas de las interrogantes que forman parte de este segundo paso. El planear actividades, proyectos de vida, viajes, aceptar invitaciones, tomar decisiones y (re)construir pensamientos… todo ello refleja deseos de vivir cada momento y de ser feliz con lo que actualmente hago y todo lo que quiero y tengo por hacer.  

El tercer paso y último es CREAR. Hacer las ideas realidad y concretar acciones. Estas acciones permiten declinar y/o repensar las decisiones que se tomarán. La magia está en creérselo y confiar en nuestras habilidades para realizarlas.    

En medio de todo lo descrito anteriormente y que experimento cada día, cabe mencionar que el no planear y dejar que las cosas fluyan también es permitido en muchas ocasiones.