Menú de páginas
TwitterFacebook
Menú de categorías

Publicado por el 5 Marzo, 2010 en Técnicas

Historia de vida con tarjetas del destino

Historia de vida con tarjetas del destino

Objetivos:destino1

  • Representar en una historia las aspiraciones y conceptos de vida de los participantes
  • Utilizar la imaginación para representar situaciones de la vida real
  • Ubicar a los participantes en la problemática de contexto y desarrollar propuestas y alternativas a partir de ella
Descripción:

El uso de Historias de Vida es una de las técnicas de investigación cualitativas más valiosas para las Ciencias Sociales tales como la Antropología, la Sociología y la Comunicación.  En el primer taller Intergeneracional que realizamos con jóvenes y personas de larga experiencia en el tema del cooperativismo en Costa Rica, decidimos concentrarnos en el tema del empleo.  Buscábamos una forma en la que tanto los jóvenes como los mayores reflejaran sus distintas aspiraciones e imaginarios en una sóla representación, y que lo hicieran juntos.  Para esta dinámica ideamos que el grupo inventara una historia de vida sobre una línea imaginaria. Pensábamos que la imaginación colectiva del grupo reflejaría en la vida de un personaje imaginario sus percepciones y aspiraciones. Para poder interesar tanto a jóvenes como a mayores decidimos integrar algunos elementos de juego simbólico y azhar.
Cada grupo debe sacar de la bolsita con fichas unas cuatro o cinco fichas con números.  Esos números representan edades clave, o hitos en la vida de su personaje.  Si se quiere, la ficha con el número más alto representa la cantidad de años que el personaje vivirá.

Cada grupo debe leer la tarjeta con los datos básicos de su personaje, por ejemplo: “Mujer, familia numerosa, contexto urbano de clase media”.  A partir de esta configuración básica el grupo debe crear la historia de este personaje desde que nace hasta que muere.  Se recomienda al menos 45 minutos para realizar esta historia.

El facilitador debe ir guiando la discusión, aclarando ambiguedades y haciendo apuntes en la línea de vida en forma cronológica.Los participantes pueden añadir dibujos o anotaciones en el papelógrafo.

Cada vez que el personaje llega a una de las edades “clave”, debe acudir a la tómbola y sacar una tarjeta del destino.  El grupo debe entonces incorporar la situación que indica la tarjeta dentro de la historia. Por ejemplo, si la tarjeta indica: “desastre natural”, ese desastre debe afectar directa o indirectamente al protagonista. Es decir, una “enfermedad” no tiene que ser necesariamente el protagonista sino que puede ser de alguien de su familia o de su entorno inmediato. La idea es incorporar lo inesperado y ver cómo cambia la historia.
Cuando la historia está lista, se nombra uno o varios relatores que contarán la historia en la plenaria.

En la plenaria el grupo puede relatar, tan dramáticamente como quiera, la historia de su personaje. Al final, la plenaria puede discutir identificando similitudes y diferencias entre las historias que se generaron, y cómo los factores de origen (como el sexo, la clase social, la familia) se mezclaron con factores del “destino” (el azhar de las fichas y las tarjetas) para crear una historia única.

Esta técnica funciona mejor cuando el grupo está dispuesto a utilizar la imaginación para abstraer ideas que se reflejan en el contexto real; cuando se mezclan grupos diferentes, como por ejemplo jóvenes o mayores, o participantes de origen rural o urbano, porque se crean combinaciones y contrastes muy interesantes en la forma en que se percibe la vida, las relaciones familiares y las aspiraciones; cuando se cuenta con facilitación imaginativa que pueda motivar a las personas a concretar una historia en el tiempo designado.

Algunas recomendaciones:destinos2

  • Algo tan simple como ponerle el nombre al personaje empieza a emocionar al grupo y a darle espacio para la creatividad y la imaginación.
  • El o la facilitadora debe mantener el ritmo divertido de “juego”, e introducir el tema del destino con un poco de misterio y emoción.
  • Se debe mantener el tiempo limitado en mente. Las historias pueden desarrollarse con demasiado detalle o con muy poco interés. En esto, el papel del o la facilitadora es clave.
  • La técnica se puede simplificar dando a los participantes edades o situaciones dadas de antemano, pero eso elimina el elemento del azhar que simboliza las situaciones inesperadas en la vida y el entorno.
  • Es una buena idea alentar al grupo a presentar la historia en colectivo, en forma creativa (por ejemplo, por medio de una dramatización, si hay suficiente tiempo)
  • Las notas en el papelógrafo son importantes para recordar qué pasó en la historia: es fácil olvidar los detalles que la hacen interesante o divertida.
  • El o la faciltadora debe mantenerse atenta a las diferencias y acuerdos en las percepciones, aspiraciones, ideas, imaginarios de los participantes… y traerlos a discusión a la plenaria.
Materiales:

Cada grupo necesita:

  • Una lámina de papel muy larga en la que se dibuja una “línea de vida” horizontal.
  • Marcadores, crayones, lápices de color etc.
  • Una tarjeta con los datos básicos de su personaje, de la situación en que nace: sexo, configuración de la familia, contexto urbano o rural, contexto socioeconómico etc.  Se recomienda que cada grupo tenga un personaje con datos distintos.
  • Una bolsita de fichas con números del 5 al 90, de 5 en 5 (es decir, 5, 10, 15, 20 … 80, 85, 90)

Para todo el grupo:

  • Una tómbola, bolsa o contenedor grande
  • Tarjetas del “destino” que contengan al menos 5 situaciones distintas (nosotras utilizamos:  embarazo, accidente, desastre natural, oportunidad de trabajo, oportunidad de empleo, enfermedad).  Las situaciones dependen del contexto en el que se utiliza la técnica, pero en general son situaciones de la vida que suceden en cualquier momento.

Ejemplos y Experiencias:

destinos4En octubre del 2005, durante el Intercambio Intergeneracional: Nuevos Emprendedores y Emprendedoras, realizado en el Centro de Formación La Catalina, se utilizó esta técnica centrada en el tema del empleo.

Se trabajó en subgrupos, con la consigna de construir la historia de vida de un personaje y reflexionar grupalmente sobre el proyecto de vida y el empleo, como uno de los elementos de ese proyecto de vida. En cada subgrupo habían personas jóvenes y personas con trayectoria en el sector cooperativo.

Cada subgrupo conversó sobre cómo es la vida de una persona de la edad asignada, para intercambiar las visiones de las dos generaciones presentes. También prepararon una propuesta sobre qué sucede en el proyecto de vida del personaje durante el período de vida asignado, tomando en cuenta el evento de la tarjeta del destino.

Al finalizar, el grupo presentó la historia completa de su personaje ante la plenaria, explicando las eventualidades y cómo las enfrentó.